Retos del MTB para probar sus límites

Andes Epic 2015_449

Burry Stander riders a sandy climb that others push during stage 5 of the 2012 Absa Cape Epic Mountain Bike stage race from the Overberg Primary & High School in Caledon to Oak Valley Wine Estate in the Elgin Valley, South Africa on the 30 March 2012 Photo by Sven Martin/Cape Epic/SPORTZPICS

Burry Stander riders a sandy climb that others push during stage 5 of the 2012 Absa Cape Epic Mountain Bike stage race from the Overberg Primary & High School in Caledon to Oak Valley Wine Estate in the Elgin Valley, South Africa on the 30 March 2012
Photo by Sven Martin/Cape Epic/SPORTZPICS


¿A quien se le ocurre someterse a una carrera de cientos de kilómetros, varios días de recorrido, miles de metros de ascenso diario, terrenos y climas agrestes y además pagar por ello miles de dólares? A la mayoría de nosotros que montamos bici por supuesto.

Llega un punto en la vida de un biker en la que empieza a aspirar por este tipo de carreras. Ha probado la experiencia de cumplir pequeños retos con gran esfuerzo y quiere ir por hazañas más grandes. Ya sea porque conoce todas las trochas cercanas, ha competido en competencias cortas a nivel local y necesita probarse en otro ambiente o simplemente porque quiere presumir de la hazaña a realizar con sus amigos de bici y en Facebook. Todas estas y otras son razones válidas para ponerse la meta y lanzarse a una de estas competencias de MTB. A diferencia de la ahora popular triathlon de Iron Man o una maratón corriendo que parecen franquicias de MacDonalds por lo estándar de su oferta y que se corren en un día, las carreras de MTB de varios días ofrecen un reto mayor y tienen cada una personalidad diferente dada por el clima, el terreno y los caminos que recorren.
Estas carreras se convierten en un reto aspiracional que nos motiva a vivir saludablemente y entrenar nuestro cuerpo y mente durante los meses previos con el fin de cumplir esta meta. No se trata de ganar sino de participar y terminarla, ponernos a prueba y vivir una experiencia.
Organizar una carrera de este tipo no es nada fácil. La logística requerida y el trabajo previo involucran a muchas personas y multitud de costos para garantizar una experiencia buena a sus participantes. Esto, sumado a la fama que cada carrera tenga, resulta en costos de inscripción que en principio parecen altos pero que al final lo valen. De cualquier forma, ya es cuestión de ver las opciones y encontrar el reto que se ajuste mejor al presupuesto.

Para ver el artículo completo descargue la revista

Los comentarios están cerrados