Cruzando la Línea por el antiguo camino real al Quindío

Por Diego Guevara

Desde hace un tiempo atrás me sonaba la idea de hacer un viaje a Cali en Bici, y esta idea fue tomando fuerza y mas aún cuando supe de la existencia de una bella trocha entre Ibagué y Salento por las tierras del Volcán del Machín cruzando la cordillera central.

Esta travesía la realicé en compañía de Paola, mi pareja y compañera de vida y Bici, la travesía arrancó inicialmente rodando desde Bogotá hasta Gualanday, Tolima a donde llegamos en la noche después de un día con múltiples paradas de recreación y alimentación. En este pequeño pueblo pasamos la noche y nos preparamos para lo que sería el primer día de MTB por la cordillera central.

IMG-20150513-WA0012 IMG-20150513-WA0015Al día siguiente despertamos temprano con el propósito de conectar Ibagué y luego el barrio Boquerón en las afueras de esta ciudad para dejar la carretera principal en este punto y hacer la trochita del camino real paralela a la Línea que nos cruzaría la cordillera. Teníamos en mente que el trayecto Gualanday Ibagué seria corto pero se hizo largo y mas que decidimos tomar la variante para no entrar a la ciudad. Hacia las 11 de la mañana del día 2 de nuestra travesía ya estábamos en el punto de inicio de la trocha en las afueras de Ibagué. Allí compramos algunas cosas para el camino e iniciamos el exigente ascenso hacia Tapias, por una trocha que primero cruza dos viejos túneles para luego pasar por veredas como San Simón y otras mas. Al ser Domingo nos encontramos con varios grupos de Ciclomontañistas de Ibagué que ya descendían a esas horas de un ascenso que realizan algunos tolimenses hasta el punto de las Antenas o hasta algunas veredas de la región. Este primer día se va ascendiendo por la trocha y a lo lejos y bien abajo se ven casi de juguete la carretera y viaductos que conectan Ibagué con Cajamarca. A medida que ascendíamos, las montañas del Tolima se veían muy hermosas, y en este trayecto habían varias tiendas pero ninguna con Almuerzo así que en una de ellas toco recurrir a la tradicional Pony malta con Pan y Salchichón. Nuestro objetivo en este segundo día de trocha era llegar al Corregimiento de Tapias con la esperanza de conseguir donde dormir. Es posible hacer todo el trayecto Ibagué Salento en un día pero se corre el riesgo de que oscurezca en la parte mas bella que es donde están los bosques de palma de cera mas bellos y recónditos de la cordillera. Además es una labor que para los que no somos tan elites seria muy exigente ..en una ruta con 70 km de ascenso y más de 4.000 de ascenso acumulado. Era claro que la haríamos en dos etapas pero si en Tapias no había hospedaje tocaba dar Pedal hasta el otro caserío llamado “Toche” donde tampoco había certeza de hospedaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *