Andes Epic, lo más difícil es lo más apreciado

Los retos en el ciclomontañismo son una especie de vicio. En pocos deportes se evidencia tanto nuestra capacidad humana para romper nuestros límites físicos y mentales. Es esto mismo lo que nos lleva a buscar desafíos cada vez más fuertes, largos, difíciles, más remotos. Es un círculo vicioso para unos pero virtuoso para otros como yo que no pude resistirme a la tentación de vivir esta aventura (y este suplicio) de dos etapas de 100Km y 40Km.
AndesEpic1

Era mi primera competencia de tal distancia y de varios días. Dicho tipo de carreras se vuelven cada vez más famosas en el mundo, cada una buscando ser la más dura como si eso fuera un atractivo, y la verdad, si lo es. Yo mismo me he sentido atraido de participar en eventos como la Titan Desert en Marruecos, el Cape Epic en Sudáfrica, El Yak Attack en Nepal, el cruce de los Andes en Argentina, la Ruta de los Conquistadores en Costa Rica, etc. Pero mientras ahorro para los exhorbitantes costos de participación y viaje a estos eventos decidí comenzar con El Andes Epic, que es nuestra versión criolla que busca posicionarse entre las grandes.

Por fin luego de varios aplazamientos, se definió la fecha para el 18 de Abril y me inscribí en la categoría de parejas. La logística fue muy bien manejada desde el principio en la página web, con un kit de participación generoso  y buena información del recorrido. El lugar fue una excelente elección, alrededor de Barbosa, con una buena oferta de hoteles y de trochas para recorrer. La acogida fue un éxito con lleno completo de más de 500 ciclistas.

Pero vamos al grano, mi objetivo era al menos completarla y en lo posible no llegar de último en la categoría. Con esto en mente comenzamos a rodar por el trazado que nos recibió con 10Km de subidas crueles de inclinación muy fuerte. Allí muchos tuvieron que ir caminando y detener a los otros que si tenían las piernas para rodar por las cuestas. El grupo se iba separando y yo hice mi esfuerzo para salir de la congestión. En el punto de hidratación de Guavatá ya se empezaban ver las caras de cansancio, pero faltaban aún 80Km. El sol estuvo muy fuerte hasta el segundo punto de hidratación en Jesus María y mi amigo iba ya con calambres así que tuvimos que reducir el paso. Después de esto vinieron los dos ascensos más largos hasta Sucre y de ahí un poco menos hasta Bolivar. El paisaje que nos acompañó no decepcionó en especial en este tramo.

Otro punto que nos alegró el camino a muchos fue la gente que salió de sus fincas a darnos ánimo, tomar fotos, ofrecernos agua, hasta para ondear la bandera de Colombia. Seguro muchos aún deben pensar que estamos locos por hacer esto. Las personas de los puntos de hidratación también nos recibieron muy bien y eso con el nivel de agotamiento que uno lleva, vale oro.
AndesEpic2

Una nube muy negra estuvo persiguiéndonos hasta que nos alcanzó en Bolivar. No sufrí la lluvia torrencial que me dijeron que hubo, pero si sus efectos en el barro del camino. De Bolivar al último punto de hidratación fue un barrial impresionante en el que muchos tuvieron que caminar, sufrir averías o caerse. Yo afortunadamente pasé invicto. El tramo Final nos recibió con más barro que me obligó a bajarme pero que a la vez nos sirvió para sobrepasar a un par de parejas rivales. También logramos pasar a otra pareja antes de iniciar el descenso hacia Barbosa, que afortunadamente no dio la pelea pues al tener mi amigo y yo uniformes diferentes pensaron que estábamos en otra categoría.

El remate final lo dí con las últimas ganas que tuve, dejando atras a mi amigo y con tanta emoción que alcancé a pasar a unos cuantos más. Claro que esa emoción casi me sale cara cuando estuve a punto de cruzar la meta sin mi compañero de carrera. Llegamos con lo último que nos quedaba de fuerzas y mi amigo cayó fulminado por un calambre que lo tuvo sufriendo por unos minutos de manera que el masaje nocturno fue una obligación para él.

El segundo día fue más corto, 40Km, pero no más fácil. Unas subidas cortas pero dolorosas, nos recibieron con bajadas de igual factura bajo un sol inclemente. Mientras los élites ya iban de regreso, nosotros aún ibamos llegando a la hidratación. La ruta tuvo uno de los descensos más divertidos de regreso a Barbosa y la llegada triunfal a la meta.
AndesEpic3

Los sospechosos de siempre coronaron esta competencia, los más rápidos casi en la mitad del tiempo nuestro. Aquí los ganadores:

Master A: Edgar López Quiñones   7:19:20
Abierta Masculino: David Bonilla   7:48:57Abierta Femenino: Johana Zambrano   9:58:34
Master B: Sandro Casallas   8:25:36
Master C: Alfonso Robledo   9:35:36
Master Femenino: Olga Lucia García   11:03:01
Parejas: Gustavo Rivera / Cristian Hernández   8:57:55
Mi amigo y yo: puesto 9 entre 28 (sólo 11 parejas la completaron), 12:36:09 y varios calambres.

Al final todos los que la completaron, y e incluso todos los que la intentaron, han sido unos verdaderos guerreros dignos de admiración pues a pesar de las adversidades buscaron romper sus límites y llevarlos más allá. Sin importar el dolor, y el cansancio hoy recuerdo esta aventura, sonrío, y como muchos digo, quiero más!! Felicitaciones a la organización del Andes Epic 2015. www.andesepic.com

Por: Giovanni Cadena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *